17Jun

En las personas que deben permanecer en cama de manera permanente uno de los problemas que se plantea es la aparición de úlceras por presión. Esto se da cuando el cuerpo del paciente está apoyado de manera continua sobre una misma zona, lo que genera una muerte rápida de los tejidos, que puede llegar hasta el hueso.

Las úlceras por presión comienzan con un enrojecimiento en una zona de la piel, que si sigue recibiendo presión, se ampolla y posteriormente se forma una costra oscura de tejido muerto.

Para evitar este tipo de lesiones es indispensable mantener una adecuada higiene corporal, procurar que la ropa que está en contacto con el cuerpo del paciente esté limpia y seca y sea cómoda, de tela suave y sin arrugas.

También debe aplicarse crema hidratante y revisar varias veces al día toda la piel para detectar zonas enrojecidas.

Sin embargo, una de las medidas más necesarias son los cambios de posición de la persona en la cama. Se recomienda que se realicen como mínimo cada dos horas.

Contar con una Cama de Pronación, puede ayudar a simplificar estas maniobras ya que dispone de variados tipos de movimiento, además de la rotación total que deja al paciente en posición de decúbito prono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat