22Jun

Un informe elaborado por el sitio Intramed.net analizó diversos estudios sobre la incidencia del posicionamiento prono en pacientes afectados por neumonía por COVID, no intubados. 

La conclusión a la que arribó es que es una técnica útil y atractiva para mejorar sus parámetros de los gases sanguíneos a corto plazo.

La pandemia por COVID-19 generó un importante aumento en el ingreso de pacientes con dificultades respiratorias en los centros médicos. La mayoría de estas personas requieren soporte ventilatorio no invasivo; pero, en muchos casos, se hace necesaria la intubación. Esto agota rápidamente los recursos y la disponibilidad de camas en unidades de terapia intensiva (UTI).

Es así como se buscan diariamente técnicas que permitan mejorar la condición de los pacientes con casos menos severos para evitar su ingreso en UTI.

Dentro de estas intervenciones una de las que se utiliza es la colocación del afectado en posición decúbito prono. 

En el caso de pacientes con respiración espontánea, no intubados, tratados con oxigenoterapia estándar, presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) o ventilación no invasiva, el decúbito prono puede mejorar la oxigenación y disminuir el esfuerzo respiratorio. 

Esta técnica podría posponer o evitar la intubación y los riesgos que esta acarrea (además de ser una forma de aliviar la saturación de las UTI).

En un ensayo realizado en 2020, Ding y col. descubrieron que sumar posicionamiento prono al tratamiento de pacientes con neumonía por COVID podría haber contribuido a evitar la intubación en 11 de 20 de las personas evaluadas.

Revisando datos de varias investigaciones, en Intramed.net concluyen que es más probable que los pacientes respondan al posicionamiento prono si éste se realiza tempranamente, después de la admisión en el hospital y en pacientes con marcadores inflamatorios aumentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat